BLOG | Artículos de Opinión

Una de las falaces afirmaciones del ministro sobre la Ampliación del Puerto

El ministro Óscar Puente llegó al ministerio de transportes el 21 de noviembre del 2023. Le bastaron tres semanas para resolver la más que polémica Ampliación del Puerto de Valencia. En 20 días lo analizó, conoció a fondo, con rigor y ecuanimidad, escuchó a todas las partes (¿o no?) y tomó decisiones. ¿Su celeridad era fruto de una sesuda y dilatada reflexión, era eficacia, osadía, el atrevimiento de la ignorancia, puñetazo en la mesa, un “aquí mando yo”? Un problema enquistado años y hasta décadas en tres semanas resuelto. Ilógico.

Fuera lo que fuese, a mediados de diciembre de 2023 brindaba con cava en el mismo puerto su acelerada e imprevista decisión ante la sorpresa de propios y extraños.

Y para justificar su irrevocable decisión expuso sus razones. No pude evitar que me pareciese que la decisión se tomó primero y se buscaron los argumentos o excusas después. Algunos medios de comunicación (pocos) y distintas asociaciones y colectivos vecinales ya pusieron en tela de juicio sus débiles argumentos.

Pero hay una afirmación falaz que no se ha discutido quizás porque es técnica y de especialistas en movilidad y transporte. Concretamente dijo: el puerto será impecable ecológicamente hablando (entre otras cosas) porque se sacarán las mercancías por tren eliminando muchos camiones.

“La intervención va a suponer sacar mil camiones al día de la carretera de ese entorno, que colapsan la V-30 todos los días y están introduciendo un enorme volumen de contaminación. Va a ser la terminal ferroviaria más importante de España, vamos a trasvasar muchas mercancías al tren”.

Hay tres razones para enfriar o desmentir la afirmación:

1. La previsión del tráfico de camiones para el puerto después de la ampliación es de 9.000 a 12.000 al día, con lo que la cifra más que optimista del ministro de sacar 1.000 camiones sería relativamente escasa.

2. La sustitución del transporte en camiones por el de ferrocarril no es solo una decisión política. El transporte en ferrocarril en el puerto de Valencia actualmente está entre el 5% y el 7% del total.

El condicionante más importante es el tipo del Hinterland del puerto de Valencia, que es la región a donde llegan o salen los contenedores. Por ejemplo, si un fabricante envía un contenedor a Castellón, es lógico que descargue en Valencia, pero si va a Tarragona, lo lógico es que lo haga en Barcelona. Es decir. el Hinterland es el área donde tiene sentido comerciar a través del puerto de Valencia. Al tener cerca los puertos de Barcelona y Algeciras, el área máxima lógica será un círculo de 250 o 300 km.

Y además, debemos considerar que el tren no llega al destinatario final, por ejemplo a los polígonos industriales y por tanto suele obligar a un último cambio modal a camión. Es decir, el contenedor anterior llegaría a la estación de Castellón y de ahí en camión a la fábrica de destino. Esto hace que la rentabilidad del ferrocarril sea eficaz solamente con largas distancias o enormes volúmenes.

Y por lo dicho, con el Hinterland de Valencia relativamente reducido, será difícil que se aumente.

Simplemente no habrá demanda para el transporte en ferrocarril, continuará siendo mayoritariamente en camiones, por más que el ministro lo haya tratado de usar como argumento.

3. La construcción de la que el ministro llama “la terminal ferroviaria más importante de España” ocupará más espacio todavía dentro del ámbito urbano. Estaríamos en una gran contradicción, enterrando vías por toda la ciudad de Valencia como la Estación del Norte, Joaquín Sorolla, y el Túnel Pasante y al tiempo instalando nuevas playas de vías que serán un enorme problema en su momento y mayor aún en décadas posteriores cuando la ciudad continúe creciendo.

Hablemos del espacio necesario para la anunciada estación ferroviaria del ministro. Me atrevo a hacer una previsión técnica a trazo grueso. Como la actual terminal de ferrocarril de Adif de Fuente de San Luis es de 36 hectáreas; y suponiendo que la que nos ocupa al ser la mayor de España sea del doble, resultaría de 72 hectáreas (la ZAL de Valencia son 77 hectáreas). Es decir, se propone llenar de vías de ferrocarril una zona igual a la ZAL actual. ¿Dónde se pondrán, y por dónde o por qué túnel submarino o galáctico saldrían esos trenes? No, en el centro de la ciudad no puede ser.

Con todo debemos recordar los argumentos contrarios a la ampliación que ya describí en el artículo elDiario.es 21-3-2022 . Y una vez más repetir que el problema es el “dónde” crecer. Y dentro de la urbe más importante y con más habitantes de la Comunidad Valenciana es completamente ilógico. Los polígonos industriales se construyen lo más lejos posible de las zonas densamente habitadas.

Los habitantes de la Valencia Metropolitana y su calidad de vida somos el objetivo más importante a proteger, más que ninguna otra cosa.

Salvador Beltrán Talamantes
Publicado en ElDiario.es

¿Quieres dejarnos algún comentario?

Tu email no será publicado, únicamente tu nombre y comentario.